30.7.08

Confieso: he criado un monstruo

Tarde soleada. Madre manejando, hija sentada en el asiento del acompañante.
Hija (mirando el afiche de vía pública de la obra teatral "Closer"): ¡Qué truchos que son!
Madre (con tono superado): Sí, "Closer", como la película con Jude Law.
H: Y Julia Roberts...
M: ¿Y por qué truchos?
H: ¡Ay, ma! Se podrían haber gastado un poquito y traducir, ¿no?
M: Y... la verdad que sí. Igual, no me imagino a la Kloosterboer como otra cosa que como una heladera flaca así que no importa el nombre que le pongan, esa obra debe ser un bodrio.
H: Piedra africana.
M: ¿Piedra africana?
H: Sí, el otro día papá compró unas esculturas relindas de una piedra de Kenia.
M: ¿Y?
H: Fría y dura. Kloosterboer, igual piedra africana.
M: Ahhh... (risas).
H: Igual, la otra es peor.
M: ¿Araceli?
H: Sééé... (con voz de idiota) "Tener las cosas claras es no olvidarme de la chica de barrio que fui". A esa mina a la noche le deben poner una pajita en la oreja.
M: ¿...?
H: Ma... le ponen una pajita en la oreja y le chupan el cerebro.
M: Uhhh, al pobre tipo que le sorbe los sesos le deben pagar extra por el trabajo insalubre.
H: Fijate cómo quedó Suar... daño cerebral irreversible.

3 comentarios:

SBM dijo...

ya lo decía mi abuela: bendita la rama que al árbol sale

Anab dijo...

No vamos a discutir via blog, pero eso lo decía mi abuelo que en paz descanse. Da igual...
Por cierto ¿quiere decir esto que tendremos que atender a otro blog cambra? ¿se adivinan nuevas entradas en el horizonte?...
Besos

juana dijo...

oh my dog! otra brillante, pero a cuadritos ;)

me gustan estos diálogos! quiero más!

Esa hija suya debe ser especial, igual que todo lo suyo, eh?

abrazos más que siderales, gracias por los regalos de hoy.