20.7.07

El tiempo es tirano

Las frases ciertas se transforman en frases hechas cuando las vaciamos de sentido merced a un uso indiscriminado e inescrupuloso. Luego de un tiempo de no dichas por haber perdido su significado, vuelven a nosotros renovadas.
"El tiempo es tirano", fue durante años, el paradigma del lugar común en televisión. Como por estos días el tirano ha pasado a ser el "minuto a minuto", los señores de los medios han decidido dejar al tiempo en paz.
Ayer, como parte de los saludos por el día de ayer (me prometí no nombrarlo en posts ni hacer saludos colectivos desde aquí), hice y recibí llamados telefónicos, intercambié abrazos varios, y recibí y envié unos cuantos mails. Entre estos últimos, le mandé uno a una amiga de la que hacía siglos no tenía noticias. Al rato cayó en mi casilla su respuesta:
"¡Genia por estar siempre! Cambié de celular, ahora es el....
"¿Cómo estás? Tanto tiempo pasa tan rápido.
"Te quiero mucho. Te llamo."
Sonreí y lo dejé para contestarlo más tarde. Al volver a leerlo caí en cuenta de que para muchos de nosotros "el tiempo es tirano". Sojuzgados por el dictador que nos gobierna, olvidamos personas significativas, vínculos valiosos, momentos compartidos y, muchas veces, hasta nos cuesta recordar hacia dónde vamos. Lo peor de todo es que, al recuperar súbitamente la memoria –por ejemplo, con un mail de alguien de cuya vida nos hemos ausentado–, sobreviene la culpa.
Conociendo a mi amiga, austríaca, profesional de la química y, por lo tanto, de pensamiento doblemente riguroso, la imaginé llena de esa culpa vaga e inútil.
Entonces le contesté lo que en realidad siento y que, seguro, leyó con alegría:
"Yo también te quiero mucho.

"El tiempo es apenas una convención que decidimos transformar en un corsé pero que no cuenta para los afectos.
"No importa cuánto haya pasado sin vernos, cuando nos encontremos sólo habrá sido un ratito.
"Beso,
"Lau"

2 comentarios:

Anab dijo...

No sé por donde empezar... hay alguien muy cercano a mi, que se pasa el día entero recomendándome que lea tu blog( pesado hasta reventar).Yo trato de resistirme, porque nunca me gustaron los consejos en lo que a lectura se refiere.Refunfuñando, decidí hacerle caso, llevo tiempo curioseando, y no puedo por menos que rendirme. Disfruto con lo que leo, y eso es más de lo que puedo decir con tantas y tantas cosas...

Escapando a la tiranía del tiempo, robándole momentinos al día, permíteme felicitarte.

Laura Cambra dijo...

¡Gracias! A vos y a quien insistió tanto para que leyeras lo que escribo.