17.3.08

Ya no soy virgen

Todo llega en la vida. Siempre hay una primera vez. Y cada primera vez tiene ese encanto particular del descubrimiento y la aventura, cierto desasosiego, cierta ansiedad.
Hasta hoy, yo era virgen. De memes, se entiende. Nunca nadie –no sé por qué motivo– me había conminado dulcemente a cumplir con estas consignas digitales que tanto circulan por la web. Hasta que hace un rato, Cleo me empujó a la experiencia de primero pensar y después escribir "las cosas que quiero hacer antes de morir".
No suelo pensar en la muerte como un límite. Más bien me inclino a considerarla una estación más en el camino. Así las cosas, cuando me tome un descanso junto al palenque, quiero tener tildadas las entradas de esta lista:

  • Afuera: un mundo más justo (porque si hay que desear, que sea en grande). Y, por más pequeño que sea mi aporte, haber contribuido en esa dirección.
  • Adentro: que la extensión de mi propio universo no reconozca fronteras. Que mi mundo interno, que me relaciona con el exterior, se haya expandido cuali y cuantitativamente transformándome en la mejor persona que pueda ser.
  • Arriba: que yo pueda imponer mi propio techo. Volar. Subir. Bajar. Sin miedo a las alturas. Segura en los descensos. Libre.
  • En el medio: que el ascenso no me haga olvidar que el corazón es la brújula que a todo otorga sentido y dirección.
  • Abajo: que siempre pueda volver, tocar tierra y salir de nuevo a conquistar el cielo.
  • Alrededor: que quienes me rodean compartan mi pasión por la vida, ese optimismo irrenunciable al que debo agradecerle haberme ayudado a ponerme de pie luego de cada uno de los terremotos que sacudieron mi existencia.
  • A izquierda y derecha: tener los brazos abiertos para dar y recibir el amor que es, en definitiva, lo que nos mueve.
Listo. Por supuesto, me entrego a los viajes, amores, posesiones y cualquier otra incidencia vital que traiga la concreción de estos deseos. Y, por cierto, ya no soy virgen.
Me encantaría compartir
este ejercicio
y enterarme de los deseos
de todos los que me leen.
La invitación está hecha.
Para el que quiera honrarla.

3 comentarios:

juana dijo...

ya lo hice! date una vueltita por astrojuana. abrazos!

ah! te agregué en astrojuana@gmail.com (no ocupo mucho el otro)

chuicks!

Cleo dijo...

Fue una grata sorpresa el ver que te enganchaste con el meme. Aunque todavía no se que posición tomar acerca de el haber perdido tu virginidad... Debo sentir orgullo? Debo avergonzarme?
Me encantó lo que escribiste, sabía que la elección de la gente a la que lo pasaba iba a ser positiva y lo que postearan me iba a llenar de sabiduría y luz. Aprendí varias cosas de las que pensaste...
Muchísimas gracias.

fernando dijo...

me gustaría, aceptando la invitación, que cada persona fuera honesta entre lo que dice y lo que hace........
pero claro, eso no es divertido no?